|   
  • Topónimos: Calle Rosarito

    Esta calle de La Isleta, una de las que más historia tiene en el barrio, está dedicada a una mesonera del siglo XIX que todos conocían por Seña Rosarito, que preparaba bebidas y comistrajos a los pasajeros y pescadores que se acercaban a su fonda.

    Su mesón se encontraba frente a la casa-cuartel del que fuera su padre, Sargento Llagas, encargado del orden en aquella desértica zona.

    Según refleja en sus crónicas de la ciudad Cirilo Moreno, “Seña Rosarito era dueña y señora del Puerto y preparaba como nadie la sopa de mariscos“.

    En la época de Seña Rosarito, jóvenes de familias bien acomodadas, y otros que no eran tan jóvenes, se ponían de acuerdo para ir al Puerto en burros propios o de alquiler, llevando lo necesario para pasar el día, comiendo luego en el mesón de Rosarito la especialidad de la casa y dedicándose a cantar aires canarios “y a realizar no pocas mataperrerías”, según Navarro Ruiz, “que les proporcionaban ratos de satisfacción y alegría”.

    Durante el siglo XX se desarrolló en la calle Rosarito una importante labor industrial, existiendo en la misma astilleros, talleres y dos herrerías.

    El balcón que mostramos al principio del artículo perteneció al edificio destinado a las oficinas de la Blandy, más tarde Asvasa. Cuando en los años 80 fue demolida la casa, el constructor Don Juan Francisco Alemán Marrero, comprometido con el patrimonio cultural de las islas, decidió desmontarlo y volverlo a montar en una vivienda de campo de la isla de Gran Canaria. De no haber sido por la iniciativa de este particular, el impresionante balcón de unos 12 m. de largo y 2,40 m. de ancho, habría desaparecido.

    Restos humanos encontrados en la calle Rosarito

    En el año 2.000 se llevó a cabo una excavación arqueológica en esta calle para aportar luz sobre uno de los episodios más importantes de la Historia de la isla; el ataque de Van der Does a la ciudad en el año 1599. Aparecieron dos esqueletos maniatados y enterrados boca abajo, lo cual indica que pertenecían al bando holandés.

    Fuentes: BARRERA ARTILES, JOSÉ (1997): La ciudad y sus nombres y la web www.conocelaisleta.info

    También te puede interesar:

  • Artículo anterior

    Artículo siguiente

  • 3 Comentarios

    1. Jonatan
      01.06.10

      Hola

      Me parece importante que reconozcan en la web lo que hizo el señor Aleman.

      Ya de paso, las instituciones encargadas de defender nuestro patrimonio podrían aprender una buena lección, las cosas se pueden desmontar y guardar, con esto me refiero a una casa de madera que hubo en La Isleta hasta hace pocos años, ejemplo de la forma de vida de nuestro barrio en el siglo XIX, era una casa toda de madera en medio del barrio y mi pregunta es
      ¿no podían haber desmontado la casa, y si no había dinero ni posibilidades de montarla en otro lugar, haberla guardado en algún almacén, a la espera de tiempos mejores? creo que no hubiera sido tan costoso, sobre todo porque la casa era bastante pequeña.

      Saludos

    2. 03.06.10

      Hola Jonatan.

      Ayer estuve hablando con una técnico de Patrimonio en relación a tu propuesta. Le encantó ver esa predisposición para la conservación de nuestro Patrimonio.

      Ahora bien, me explica que el asunto tiene su aquello. A veces, aislar un bien de su entorno puede llegar a ser contraproducente, debido a que la mezcla de estilos puede hacer que todo se convierta en un potaje. Además corre el riesgo de perder sentido al estar descontextualizado; las personas que pasen por ahí y no estuvieran documentadas, podrían pensar que se trata de un bien originario de la zona. Esto llevaría a equívocos.

      Esto no implica que lo que tú comentas de guardar ciertos valores patrimoniales para su futura reubicación no sea una buena idea. Lo único es que de hacerlo hay que hacerlo con mucha cabeza…

    3. Jonatan
      06.06.10

      Gracias por la respuesta y por difundir el patrimonio de la Isleta, entiendo lo que te quiere decir el profesional del tema.

      Saludos

  • Escribe un comentario

    Por favor intenta mantener tu opinión relacionada con la anotación y no usar insultos, agresiones o faltas de respeto. En caso de no hacerlo tu comentario podría ser borrado.

  • Nombre (requerido):

    Email (requerido):

    Website:

    Tu comentario: