El teatro Pérez Galdós, declarado monumento en 1994, fue proyectado por Francisco Jareño y Alarcón en 1867, terminando las obras en 1888. Tras un incendio, intervino Fernando Navarro y lo terminó Miguel Martín Fernández de la Torre entre 1925 y 1928, con la colaboración de su hermano Néstor Martín quien diseña las decoraciones y pinturas del escenario y el salón Saint-Saëns. El edificio ha sufrido varias intervenciones de rehabilitación y ampliación, abriendo de nuevo sus puerta en el año 2007.