El número 27 de la calle Mendizábal es uno de los pocos edificios de los siglos XVI y XVII que se conservan en Gran Canaria. Sede hoy de Amnistía Internacional. Destaca, sobre todo, por conservar en el eje de su fachada el hueco de acceso con un dintel de arco conopial goticista, que se repite en la ventana superior, teniendo ésta además un antepecho de repisa labrada y solución de cierre de carpintería de guillotina. Se Trata de una de las primeras viviendas unifamiliares de la ciudad de Las Palmas y donde se constata la tipología y el hacer constructivo de la época