Desde la Plaza de los Romeros podemos observar una panorámica del tramo final del Barranco Real de Telde, desagüe natural en donde se haya el puente de siete ojos construido en 1868 por Juan de León y Castillo. Frente a nosotros se sitúan los yacimientos arqueológicos de Tara y Cendro.