|   
  • El yacimiento de La Montañeta abrirá pronto sus puertas

    El yacimiento, único BIC de Moya, está integrado por un gran número de cuevas -naturales y artificiales- comunicadas entre sí. Entre otras cosas, servían para almacenar productos vegetales en época prehispánica.

    Según palabras del consejero de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural del Cabildo de Gran Canaria, Larry Álvarez, durante una visita al yacimiento arqueológico, el pasado martes: “Ha llegado el momento de que el público disfrute al fin de este enclave, después de que en los últimos años se hayan invertido 42.000 euros para la puesta a punto de este yacimiento”.

    Los trabajos realizados se han centrado en la puesta en uso del yacimiento arqueológico, el acondicionamiento, cerramiento de cuevas y señalética y la restauración y consolidación de argamasas.

    Se convierte así en un atractivo cultural y turístico más de esta comarca, que complementa a otros equipamientos, entre los que figuran la Casa-Museo Tomás Morales u otros espacios del término municipal: el Centro Histórico de Moya o los paisajes del municipio, de interés etnográfico, entre otros.

    La Montañeta es uno de los enclaves prehispánicos más importantes de las Medianías del Norte de Gran Canaria. Se trata de un conjunto arqueológico sumamente complejo, integrado por un gran número de cavidades -naturales y artificiales- estructuradas en diversos andenes, lo que facilita la comunicación entre ellas. Los antiguos pobladores también labraron en la toba pasos, escalones y otros elementos para una organización más eficaz del espacio.

    Gracias a las intervenciones arqueológicas llevadas a cabo por el Cabildo, se sabe que los silos labrados en la roca forman parte de las estrategias de almacenamiento de los antiguos canarios para conservar los productos vegetales en los que basaban su alimentación. Dichos trabajos han permitido, además, consolidar esos depósitos y, básicamente, las argamasas que garantizaban la impermeabilidad de los mismos. En la actualidad los restos vegetales recuperados están siendo estudiados por el doctor Jacob Morales, de la Universidad de Cambridge, premio Cueva Pintada de Investigación.

    Otro rasgo singular del yacimiento es su antigüedad. Las dataciones radiocarbónicas sitúan su ocupación, al menos, entre los siglos VIII al XII de nuestra era, aunque muy probablemente se prolongara hasta fechas próximas a la conquista castellana.

    También te puede interesar:

  • Artículo anterior

    Artículo siguiente

  • 2 Comentarios

    1. Jonatan
      28.12.11

      Que bueno…

    2. esteban
      29.12.11

      Muchas felicidades, ojala en Tenerife se haga pronto algo así.

  • Escribe un comentario

    Por favor intenta mantener tu opinión relacionada con la anotación y no usar insultos, agresiones o faltas de respeto. En caso de no hacerlo tu comentario podría ser borrado.

  • Nombre (requerido):

    Email (requerido):

    Website:

    Tu comentario: