|   
  • La obtención del agua subterránea

    Vamos a dedicarles unas líneas a la temática de la obtención del agua subterránea en la isla, punto clave en todo aquello relacionado con el patrimonio histórico hidráulico Gran Canaria.

    Conozcamos la diferencia entre mina, pozo y galería, y comprobemos hasta qué punto ha sido capaz de llegar la inventiva de los isleños para obtener este preciado y escaso recurso.

    Las minas del agua

    En Gran Canaria se generalizó a partir de principios de siglo XVI, un sistema de búsqueda de las aguas subfluviales de los barrancos, a través de unas zanjas cubiertas que seccionaban los cauces, las denominadas minas. Su objetivo era captar las aguas y desviarlas hacia los estanques reguladores. La abertura se revestía y se techaba con piedras y argamasa para darle resistencia y, en forma de galería, la mina avanzaba por el margen del barranco hasta asomar a la acequia.

    Gran Canaria es la isla donde más se desarrolló esta estrategia de captación de agua subterránea y dispone de más de 70 unidades. Representan un valioso bien patrimonial a nivel mundial, dentro de los variados modelos de galerías filtrantes construidas desde tiempos protohistóricos en las regiones áridas y semiáridas del Oriente Próximo y llevadas luego al Nuevo Mundo.

    Haz clic para ampliar

    Haz clic sobre la imagen para ampliar.

    Los pozos y galerías un mundo bajo tierra

    Gran Canaria es una isla completamente horadada por unos 2.318 pozos que alcanzan una longitud total de 218 Km. Su profundidad varía entre los 10 y 350 m, con galerías interiores de todo tipo.

    También se perforan desde la superficie unas 339 galerías, con una longitud total de 177 Km.

    Los pozos empezaron a perforarse entre finales del siglo XV y principios del siglo XVI cerca de las poblaciones principales, con profundidades de 6 a 12m. Al principio fueron para uso doméstico, y bastaba para extraer el agua un simple torno o roldana; pero pronto se excavaron más, para lo que se instalaron las primeras norias a principios del XVI.

    El gran desarrollo de las perforaciones comenzó entre finales del siglo XIX y principios del XX, en la época del puertofranquismo y los cultivos de plataneras y tomateros.

    Para extraer el agua de los pozos comenzó a importarse, desde finales del siglo XIX y principios del XX, las norias de fundición y los aeromotores. Los “molinos americanos” fueron los mas demandados. Pero ponto los talleres insulares generaron una tecnología hidráulica propia, con patentes registradas de aeromotores y bombas de pistón.

    Las imágenes que ilustran este artículo han sido realizadas por Francisco Suárez y Esteban Luis Cabrera.

    También te puede interesar:

  • Artículo anterior

    Artículo siguiente

  • Escribe un comentario

    Por favor intenta mantener tu opinión relacionada con la anotación y no usar insultos, agresiones o faltas de respeto. En caso de no hacerlo tu comentario podría ser borrado.

  • Nombre (requerido):

    Email (requerido):

    Website:

    Tu comentario: