|   
  • ¡Piratas a la vista! El ataque de Pieter van der Does

    Con motivo del aniversario del ataque de Pieter van der Does a la ciudad de Las Palmas (Las Palmas de Gran Canaria, ahora) vamos a dedicar unos días a narrar cómo aconteció este importante hecho histórico.

    No es un hecho singular que la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria recibiera un ataque pirata, ya que en diversos momentos y por varios motivos existieron incursiones de piratas franceses, argelinos e ingleses.

    De este modo en 1494, se decidió la construcción de una fortaleza que garantizara la seguridad de aquel puerto natural por orden del gobernador Alonso Fajardo.

    El Castillo de La Luz participó activamente en la defensa de varios ataques a la ciudad por parte de corsarios como Jean Fleury, Jean Alfonse de Santoigne, Francis Drake o el propio Van der Does.

    El 26 de Junio de 1599 el Castillo de la Luz hace un primer disparo para avisar a la población del avistamiento de las naos holandesas, tras ser divisadas por el vigía de la ciudad. Éste, como era costumbre, quemó hogueras en la montaña la Isleta para alertar a las otras atalayas de la isla, a la vez que a la guarnición del Castillo de Las Isletas (actual Castillo de La Luz).

    Desde aquí se defendió el emplazamiento norte de la ciudad con sus nueve piezas de artillería de grueso calibre.

    A cargo del castillo, como alcaide del mismo estaba Antonio Joven. Su guarnición la componía un grupo de tropas veterana a sueldo de la Corona, que en los últimos momentos fue reforzada con otro de la tropa fija a sueldo del cabildo y con milicianos. En el momento del ataque sumaban un total de sesenta hombres.

    Fue el objetivo del fuego concentrado de los cañones holandeses y se quedó pronto sin munición. No pudo así responder de igual manera, propiciando que la escuadra enemiga se acercara y maniobrara a su antojo produciéndose el desembarco en un emplazamiento sin defensas entre la punta de Santa Catalina y la ermita de la Luz.

    El Castillo de la Luz fue entregado al enemigo sin la menor resistencia por el alcaide Antonio Joven.

    Continuar leyendo el siguiente capítulo de la historia.

    También te puede interesar:

  • Artículo anterior

    Artículo siguiente

  • Escribe un comentario

    Por favor intenta mantener tu opinión relacionada con la anotación y no usar insultos, agresiones o faltas de respeto. En caso de no hacerlo tu comentario podría ser borrado.

  • Nombre (requerido):

    Email (requerido):

    Website:

    Tu comentario: