|   
  • Historia, embalaje y viaje de una lámpara

    El Museo Nacional del Virreinato (México), junto con la Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias y las dos Diócesis de Canarias, celebrará en breve la exposición “Plata: forjando México”, donde se expondrán piezas de orfebrería de procedencia hispanoamericana localizadas en las islas de Tenerife, La Palma y Gran Canaria.

    De la isla de Gran Canaria, participarán tres piezas: Una jarra de picocon tapa perteneciente al Museo Diocesano de la Catedral de Santa Ana (realizada en la ciudad de México entre 1606 -1620), la arqueta del Monumento de la parroquia de San Lorenzo (Caracas c. 1760), y por último, la lámpara tipo araña realizada en Lima c. 1687 – 1697, elaborada en plata y que actualmente se encuentra en la Basílica Menor de San Juan de Telde.

    A continuación un pequeño vídeo en el que se describe, de forma resumida, el proceso de embalaje para su envío a México.

    El donante de esta lámpara fue Francisco López Zambrana, natural de Telde y vecino de Lima (Perú). Fue un mercader que comerciaba con telas y ropas. Otorgó testamento en 1687 y dejó dotaciones de obras pías en Telde y otros lugares de Canarias, entre ellas una lámpara que ordenó hacer en Perú.

    La lámpara fue entregada en Portobello (Panamá), orilla atlántica del Caribe, el 5 de febrero de 1697, después del viaje en barco desde perú a la orilla pacífica de Panamá y un duro trayecto a pie de una costa a otra. Desde allí, continuó su viaje hacia La Habana. Según el documento que se conserva en el Archivo Parroquial, pesó 107 marcos y 6 onzas (unos 25 Kg.).

    Embalaje de la lámpara para su envío a México

    Realizando el viaje hacia España, el barco se hundió por la zona de las marismas del Guadalquivir. La lámpara fue rescatada por buzos que se repartieron 30 pesos y 7 reales. Desde Andalucía se trasladó al puerto de Santa Cruz de Tenerife y de allí al puerto de Las Palmas y Telde.

    El 21 de septiembre de 1699 fue colocada en su lugar actual, habiendo dejado el difunto 200 pesos para el consumo de  su aceite.

    El estudio y selección de las piezas ha sido realizado por el historiador Jesús Pérez Morera. Las empresas Manterola y Esmenso División Arte se han ocupado del embalaje y transporte. El trabajo ha sido supervisado por María Cárdenes, restauradora de la Unidad de Patrimonio del Cabildo de Gran Canaria.

    Ver galería de fotos del embalaje en Flickr.

    También te puede interesar:

  • Artículo anterior

    Artículo siguiente

  • Escribe un comentario

    Por favor intenta mantener tu opinión relacionada con la anotación y no usar insultos, agresiones o faltas de respeto. En caso de no hacerlo tu comentario podría ser borrado.

  • Nombre (requerido):

    Email (requerido):

    Website:

    Tu comentario: