|   
  • Los secretos del Cristo de Telde

    Hace poco tuvo lugar la tradicional bajada del Santísimo Cristo de Telde. Aprovechemos pues para desvelar un par de curiosidades sobre esta veneradísima imagen que me ha desvelado Antonio Padrón, director de la Casa Museo León y Castillo, en una reciente conversación.

    Se trata de una imagen realizada en México por los indios tarascos y llegó a Telde allá por el año 1550. Está construida sobre un armazón de madera, sobre el que se moldearon distintos tipos de papeles, telas, hojas de maiz y cañas descortezadas. Todo ello unido con engrudo.

    Es extremadamente ligero (apenas pesa seis Kilos y medio) al tener una función procesional. Así, aunque algunas partes son macizas, otras son huecas.

    En la década de 1940, el pintor José Arencibia Gil, por encargo del Párroco de San Juan de la época, realizó una restauración express en ¡una sola noche! Sus fieles devotos no habrían permitido tremendo ultraje. Este hecho permaneció en secreto durante muchísimo tiempo. No fue hasta la muerte del párroco, que apareció una nota en la que éste narraba el suceso.

    Bajada y procesión del Cristo de Telde

    Pasado un tiempo, a finales del siglo XX, sufrió una nueva restauración. Más a conciencia que la primera, por cierto. En ella se descubrió que entre las láminas de papel usadas para modelar la imagen había un manuscrito del siglo XVI con información contable de un empresario mexicano. Qué cosas, ¿no? ¡Todo un ejemplo de reciclaje!

    Para terminar, y aunque no sea el caso de la obra que nos ocupa, comentar que es sabido que  muchas imágenes realizadas por los indios en aquella época albergaban una “dualidad religiosa”.

    A los misioneros españoles les extrañaba mucho la desmedida devoción que demostraban muchos indios hacia ciertas imágenes. Aún estando recién convertidos al cristianismo, eran capaces de pasar horas caminando para ir a rendir tributo a una imagen.

    Con el tiempo descubrieron que los indios escondían ídolos de sus propias religiones en el interior de las imágenes que elaboraban. De esta forma podían seguir adorando a sus deidades al tiempo que los invasores quedaban satisfechos.

    Obviamente, al poco tiempo se dejó de importar imaginería proveniente de América.

    En otra ocasión hablaremos de los milagros acontecidos entorno a esta figura tan especial. No tienen desperdicio.

    También te puede interesar:

  • Artículo anterior

    Artículo siguiente

  • 2 Comentarios

    1. María
      09.11.09

      Hola Tomás. Soy Maria la restauradora de Bienes Muebles de Patrimonio Histórico.

      Comentarte que, en la parte trasera del pelo, el Cristo sufrió un corte rectangular (¡esa noche a puerta cerrada! que comenta Antonio ) y, coincidíamos, junto con los restauradores Pablo Amador y Carolina Besora, que ese corte se hizo para comprobar si había “algo” dentro de la escultura.

      Gracias a esa abertura, durante la intervención de conservación y restauración que llevamos a cabo entre 1997 y 1998, pudimos realizar un estudio endoscópico.

      Dicho estudio fue elaborado por el departamento de endoscopía de la Clínica San Roque que desplazó el aparato hasta una habitación anexa a La Iglesia de San Juan.

      ¡Y fue cuando obtuvimos las imágenes de los códices antiguos de contenido económico!

    2. 09.11.09

      Qué bueno lo que cuentas María. Menudo número tuvo que ser esa endoscopia…

  • Escribe un comentario

    Por favor intenta mantener tu opinión relacionada con la anotación y no usar insultos, agresiones o faltas de respeto. En caso de no hacerlo tu comentario podría ser borrado.

  • Nombre (requerido):

    Email (requerido):

    Website:

    Tu comentario: