|   
  • Los Ranchos de Ánimas. Una tradición entrañable.

    Los Ranchos de Ánimas son grupos de cantadores y tocadores cuya finalidad original era recaudar fondos para sufragar las misas de difuntos. Según Lothar Siemens, “Rancho” es el término con el que se designa en Canarias a una reunión de personas que se juntan para cantar y tocar.

    Los Ranchos de Ánimas constituyen una de las manifestaciones más antiguas y singulares del folklore canario, arraigando fuertemente en las islas orientales, como un rito conectado con la muerte.

    La música de los Ranchos de Ánimas es esencialmente percusiva, utilizándose instrumentos tales como: espadas, tambores y panderos de sonajas o de sacudir, incorporándose más tarde otros instrumentos de cuerda del tipo de guitarras, timples, violines o laúdes. En la melodía de los cantos se aprecia una clara influencia oriental.

    El Rancho de Ánimas actúa en la Fiesta del Almendrero. Años 70.

    Según contaba el ya fallecido Miguel Calderín; siempre escuchó de los mayores que la historia del rancho se remonta a tiempos prebíblicos “… Hubo una guerra entre dos hermanos que querían el reinado: uno era pobre y el otro rico. El pobre le ganó la guerra al rico y empezaron la juerga para celebrar la victoria. La gente le daba dinero y obsequios. Ajuntaron dinero (…) hasta que uno dijo: lo mejor es dárselo a los necesitados o Ánimas Benditas y ahí arrancó el rancho. El Rancho arrancó con una juerga. Eso es lo que he oído yo a los viejos”.

    En el Rancho de Ánimas han existido tres oficios principales: el de ranchero mayor, el de mochilero y el tocador de instrumentos de cuerda. El más entrañable, a mi juicio, es el de mochilero, que llevaba unas alforjas que contenían los instrumentos que no se estuvieran tocando en ese momento y alguna botella de ron miel, para aclarar la voz.

    Fiesta del Almendrero en Tenteniguada. 2009.

    Los ranchos cumplían una tarea crucial en la sociedad ejerciendo un papel aglutinador, socializando después de la labores agrícolas a grupos de personas y dando lugar a verdaderas parrandas cuando ya se había terminado de cantar a las ánimas.

    Para ampliar información sobre este tema, recomendamos visitar la web del Rancho de Ánimas de Valsequillo, que es de dónde hemos sacado los contenidos para este artículo. Una web magnífica.

    También te puede interesar:

  • Artículo anterior

    Artículo siguiente

  • Escribe un comentario

    Por favor intenta mantener tu opinión relacionada con la anotación y no usar insultos, agresiones o faltas de respeto. En caso de no hacerlo tu comentario podría ser borrado.

  • Nombre (requerido):

    Email (requerido):

    Website:

    Tu comentario: